mundo,obesidad

UN PROBLEMA DE GRAN PESO ¿Son solo nuestros genes y/o el entorno?

Airbiotic Blog Noticias 1 Comentario 510 Views

Cada 4 de marzo se celebra en todo el planeta el Día Mundial contra la Obesidad. Esta efeméride busca concienciar a las personas sobre el terrible daño que conlleva para el organismo una dieta alta en grasa y azúcares. Dieta que, a decir verdad, es una de las más populares y propagadas por todo el globo.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la obesidad ha alcanzado proporciones epidémicas a nivel mundial. Se estima que, desde 1975 esta enfermedad se ha triplicado; logrando que, en 2016, 1900 millones de adultos la padeciesen, así como 340 millones de niños y adolescentes.

La mariposa es el símbolo de la lucha contra el sobrepeso y la obesidad que será portado por personas, compañías, organizaciones e instituciones gubernamentales que se comprometen a llevar el mensaje y crear conciencia sobre este padecimiento.


«Si pudieras ver todas las victorias que te esperan,
jamás lamentarías un solo tropiezo».


Una persona con obesidad es como una mariposa cuando está dentro de su capullo: está encerrada sin libertad y sin poder mostrarse al mundo tal como es. Cuando la persona con obesidad empieza a creer en él mismo y en todo lo que es capaz de hacer para bajar de peso, es cuando se convierte en una persona libre… al igual que la mariposa, sale del capullo.

La capacidad económica de las personas no es un factor de sobrepeso u obesidad. Los expertos realmente le atribuyen este aumento de la enfermedad a los hábitos alimenticios y el creciente bombardeo publicitario de las franquicias de comida rápida, así como la vida sedentaria de las grandes urbes.

LA OBESIDAD AFECTA SERIAMENTE EN LA SOCIEDAD ACTUAL

Aislamiento y exclusión social. Aquellos que sufren sobrepeso tienen más posibilidad de sufrir estigmatización social, acoso escolar y rechazo por parte de la sociedad. Por lo que son más cerrados a la hora de relacionarse.

FACTORES SOCIALES QUE INTERVIENEN EN LA OBESIDAD

  • Procesamiento tecnológico de los alimentos,
  • La ingesta necesaria o voluntaria de los medicamentos,
  • Influencias ambientales,
  • Algunos comportamientos sociales con referencia a la estética,
  • El stress
  • y sobre todo, Las facilidades mecánicas modernas que inducen al sedentarismo.

Obesidad y pobreza

Cuando pensamos en pobreza o personas pobres, no nos viene a la cabeza a la gente con sobrepeso u obesidad, pero la realidad es que existe una relación entre la pobreza y la obesidad. La obesidad se ha convertido en un problema global. Tanto es así que el segundo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS): hambre cero, incluye el compromiso no solo de erradicar el hambre, sino también la meta de “poner fin a todas las formas de malnutrición”.

Lo que hace referencia a la desnutrición… pero también a la obesidad, y su relación con la pobreza es estrecha.

Y es que comer bien sale caro. Una cesta de la compra con alimentos ricos en nutrientes como son: el pescado, la carne, las legumbres, las verduras o frutas frescas incrementa la factura de la compra. De ahí, que las familias con menos recursos tengan que recurrir a productos preparados y ultra procesados que son más asequibles, pero que también tienen un alto contenido calórico y menor valor nutritivo.

La obesidad en España

En España, se calcula que el 17,4% de la población adulta (18 y más años) sufre obesidad. Si a esto añadimos el número de personas con sobrepeso, la cifra sube a más de la mitad de la población. Se sitúa en el 10,3% en el caso de los menores de 17 años, lo que supone que 1 de cada 10 niños y niñas tiene obesidad infantil. Y estos porcentajes lejos de disminuir, aumentan año a año.

Sus consecuencias para la salud son muy graves y más para la infancia. Ya que pueden llegar a desembocar en patologías como: diabetes de tipo 2, hipertensión, asma, otros problemas respiratorios, trastornos del sueño y enfermedades hepáticas. Los niños y niñas con obesidad son más propensos a tener baja autoestima, depresión y aislamiento social.

Se entiende por obesidad a una acumulación anormal de grasa, que puede acarrear otras enfermedades que son nocivas para el organismo. La obesidad es el primer paso para otras patologías como: hipertensión arterial, diabetes tipo II, índices elevados de colesterol y triglicéridos, problemas osteoarticulares, riesgo de padecer cáncer, apnea del sueño y problemas cardiovasculares.
En el mundo mueren cada año 2,8 millones de personas a causa de la obesidad o del sobrepeso.

Es necesario poner manos a la obra porque, aunque a estas alturas pocos dudan de la relación entre un alto índice de masa corporal y determinados problemas de salud, algunos estudios amplían las malas expectativas que obesidad y sobrepeso tienen sobre el cuerpo humano.

Obesidad = Enfermedad

Sin duda estamos ante la gran pandemia del siglo XXI, la prevalencia de obesidad no para de crecer en todo el mundo y la prevalencia de obesidad y sobrepeso supera a la mitad de la población de la mayoría de los países desarrollados o en vías de desarrollo.

OBESIDAD POR:

  • Motivos exógenos: Malas prácticas nutricionales y malas pautas alimentarias.
  • Motivos endógenos: Problemas de salud ligados a trastornos tiroideos
  • Problemas de salud ligados a la función suprarrenal y el eje diencefalohipofisiario. ( Enfermedades relacionadas con la hipófisis, patologías tan frecuentes como la hipertensión arterial, el sobrepeso u obesidad, el síndrome metabólico, la diabetes, y el cansancio excesivo causadas por alteraciones de la hipófisis).
  • Problemas ligados al Síndrome de ovario poliquístico.
  • Problemas de integración social y de valoración personal.
  • Por causa genética: Hay un hecho incontrovertible: Hay personas obesas, hijos de personas obesas y en las que cualquier ´régimen alimentario, cualquier práctica de “vida sana” no alcanza el éxito deseado para llevar a esta persona a un “Peso ideal” ni siquiera a un peso socialmente admisible.

Para poder saber si uno es obeso o bien tiene problemas de sobrepeso se establece el índice de masa corporal que es distinto según cada persona. Este índice se calcula al dividir el peso de una persona en kilos por el cuadrado de su talla en metros (kg/m2). La OMS establece que, para un adulto, el sobrepeso se da cuando se tiene un IMC (Índice de Masa Corporal) superior a 25 y la obesidad cuando es superior a 30.

Otros aspectos que hay que tener en cuenta, son la existencia de enfermedades que pueden favorecer que la obesidad se manifieste, algunos tratamientos farmacológicos, la falta de sueño o dejar de fumar también son factores de riesgo de la obesidad.

Por último, el estrés o etapas como la menopausia o después de dar a luz pueden coincidir con un aumento de peso, que si no se trata, puede acabar provocando obesidad.
El abordaje de la obesidad debe hacerse de forma multidisciplinar, incluyendo una buena alimentación, la práctica de ejercicio físico, y la ayuda con suplementos nutricionales, sin tener efectos adversos, pueden facilitarnos la labor de la pérdida de peso.

El primer paso es cambiar los hábitos de alimentación.

Las personas con obesidad tienen que comer de forma más saludable, reducir la ingesta calórica y adecuarla al gasto que hacen. Los expertos recomiendan ponerse en manos de un especialista para que les ayude a aprender de nuevo a comer, ser capaces de distinguir los distintos tipos de alimentos y en qué medida son necesarios en cada una de las comidas del día.

El sedentarismo está asociado con la obesidad.

Junto con los cambios en el plan de alimentación los obesos tienen que ponerse en movimiento y buscar a un profesional que les ayude a diseñar un plan de ejercicios que se adapte a sus necesidades y características. El plan guiado que deben seguir debe combinar ejercicios de fuerza con ejercicios de trabajo cardiovascular.

El estrés, y la ansiedad conduce al aumento de peso.

El estudio Whitehall señalo, que la mayoría de los casos de obesidad, están relacionados con el stress y la ansiedad, estos favorecen la acumulación de la grasa en el cuerpo, también están relacionados con otras enfermedades metabólicas.

Porque una de las principales manifestaciones del estrés, la sufre tu cuerpo en forma de unos kilos de más, que te llevan a deprimirte más todavía. Es un círculo vicioso y detrás de él está el cortisol, la llamada «hormona del estrés».

los niveles más altos de la hormona cortisol, pueden llevar a elegir alimentos ricos en calorías (fáciles de hacer, ricos al paladar), lo que deriva en un aumento de peso no deseado. Consumir grasa y azúcar, tiene un efecto en el cerebro, lo recibe cargado de estímulo y al final lleva a comer en exceso y aumentar de peso

AIRBIOTIC TE ACOMPAÑA

El equipo Airbiotic trata de aconsejarte para que equilibres tu organismo, con una gama de suplementos nutricionales, que, unidos a la alimentación y el ejercicio, te harán más fácil llegar a conseguir tu meta.

· L-Teanina – Tiene un efecto relajante y tranquilizante, reduce el stress, mejora el estado de ánimo y genera una sensación de relajación mental a los 30-40 minutos de la ingesta, sin provocar somnolencia, ni presentar efectos secundarios ni interacciones con fármacos.

· 5htp – Ayuda a mejorar los niveles bajos de serotonina, a disminuir la ingesta de alimentos y mejora los resultados de la eficacia en los programas de pérdida de peso, mejora el dolor y la rigidez matutina, depresión y ansiedad.

LA OBESIDAD Y LOS PROBLEMAS MUSCULOESQUELÉTICOS

El sobrepeso y la obesidad producen un efecto nocivo en las articulaciones que soportan el peso corporal: raquis lumbo- sacro, coxofemoral o articulación de la cadera, rodillas y tobillos, ya que dichas articulaciones tienen una resistencia limite a las cargas, a partir de la cual pueden lesionarse, sobre todo si éstas cargas son constantes como en el obeso.

Así mismo, factores metabólicos contribuyen a la alta prevalencia de patologías articulares en individuos obesos, pues el tejido adiposo, es un órgano secretor activo, que puede contribuir a la respuesta inflamatoria o a la patogénesis de enfermedades articulares degenerativas o inflamatorias.

Los obesos son con frecuencia diabéticos e hipertensos, factores que juegan un papel negativo en el deterioro del cartílago.

· Glucosamina Max – Estimula la síntesis de cartílago ayudando a regenerar las articulaciones dañadas.

· CollBiotic – Mejora la movilidad y ayuda a disminuir la inflamación y rigidez, de gran ayuda en caso de lesión, acelera la curación de esguinces y fortalece las articulaciones.

· Multimineral – Ayuda para hacerle frente al stress y a la fatiga, ayudan a mantener el pH corporal adecuado (alcalinizante) y remineralizan el organismo en situaciones de perdidas excesivas de estos, por malos hábitos de vida o enfermedad.

Reflujo Gastroesofágico

Tanto la obesidad como el aumento brusco de peso son los dos principales factores de riesgo de la ERGE (Reflujo gastroesofágico), debido a que, al aumentar la presión intraabdominal, la barrera que existe entre el estómago y el esófago disminuye lo que facilita el ascenso de los ácidos gástricos.

El síntoma más claro, común y que da nombre a esta patología, es el ardor o acidez estomacal. Sin embargo, existen otros síntomas del reflujo gastroesofágico: Regurgitar los alimentos ingeridos, tener náuseas y vómitos, tos, mal aliento, dolor de garganta, etc.

· Digenzyme – Un gran aliado en la indigestión y dispesia,util en intolerancias (lactosa y fructosa).

ROL EN OBESIDAD. Microbiota intestinal.

La identificación de cepas bacterianas específicas, son la base de formulaciones probióticas, para el tratamiento de enfermedades en nuestra sociedad, tan actuales, como son la obesidad. La obesidad se encuentra asociada causalmente, con una modificación del microbiota intestinal en seres humanos.

Las personas propensas a la obesidad tienen una composición bacteriana diferente: más cantidad de bacterias del tipo Firmicutes y menos del tipo Bacteroidetes.
En conclusión, la suplementación con cepas probióticas bien indicadas puede reducir el peso, el IMC y el porcentaje de grasa.

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha demostrado que un microbiota sano contribuye a regular el apetito, el metabolismo de nutrientes como la glucosa, el peso corporal y la inflamación asociada a la obesidad. Además, también ha demostrado la influencia en el neurodesarrollo y la respuesta al estrés, que a su vez influye en el futuro riesgo de desarrollar patologías crónicas metabólicas y mentales.

PREBIÓTICOS

Los prebióticos son alimentos para las bacterias. No basta con tomar las bacterias, hay que asegurarse de que tienen suficiente comida, y precisamente las bacterias se alimentan de lo que nosotros no podemos digerir: la fibra.

· FOS – Desequilibrio de microflora, enfermedad intestinal inflamatoria, estreñimiento, e irregularidad intestinal.

STRESS OXIDATIVO Y LA OBESIDAD

Se considera que un paciente con sobrepeso en su mayor parte está mal alimentado, lo que favorece la alteración en el estado redox de las células o stress oxidativo por faltarle micronutrientes esenciales.

En pacientes obesos existe un aumento del Estrés Oxidativo junto con una disminución de la concentración de antioxidantes en sangre.

Respecto a los niveles plasmáticos de vitaminas antioxidantes como la vitamina C, un artículo publicado recientemente describió una correlación negativa entre los niveles séricos de esta vitamina y el índice de masa corporal (IMC).

Son fundamentales en la lucha por el sobrepeso y La Obesidad, las vitaminas antioxidantes (vitamina E, vitamina C y vitamina A o β-caroteno), los minerales con capacidad antioxidante, (selenio, zinc, cobre y manganeso) y por último diferentes compuestos con catequinas y polifenoles, ácidos clorogénicos.

algunas recomendaciones más de Airbiotic

· Green coffee – Perfecto en pérdidas de peso, síndrome metabólico (sobrepeso, dislipidemia, resistencia a la insulina).

· RE-7 – Gran ayuda para la perdida de volumen por su poder como drenante.

· MAGNESIO – Interviene en el metabolismo celular, S. Cardiovascular, S. Neuromuscular, S. Osteoarticular, S.Inmune, S. Digestivo.

Ácidos grasos esenciales para quien sufre obesidad o sobrepeso

En un aumento del estrés oxidativo de personas obesas, en órganos como el hígado, pulmón y riñón, la suplementación con ácidos grasos insaturados es capaz de revertir este proceso. «las mujeres son un sector de la población especialmente vulnerables ya que tiene más porcentaje de grasa corporal que los hombres, los sistemas de almacenamiento de grasa son más potentes, y la menopausia produce una pérdida de masa muscular y aumento de masa grasa».

La población femenina tiene de dos a tres veces más posibilidades de desarrollar ansiedad, y sufre más alteraciones emocionales por influencia hormonal.

· Fish-oil – los omegas 3 son nutrientes que deben aportarse de forma regular a través de la dieta, ya que el cuerpo se incapaz de fabricarlos. Tanto EPA como DHA son necesarios para el mantenimiento correcto del bienestar cardiovascular, articular y cerebral

· KrillBiotic – contienen altos niveles de ácidos grasos esenciales omega, libre de molestias digestivas y de regusto a pescado, al asimilarse a través de fosfolípidos lo hacen fácilmente digerible

La tendencia se ha acentuado especialmente en países como España. La recesión económica está provocando una caída de las ventas de los productos de marcas tradicionales y una mayor demanda de alimentos que sacian el hambre, pero no contribuyen a una dieta sana y equilibrada. Los productos de línea blanca, impulsados por las cadenas de supermercados, facilitan a los usuarios la elaboración de menús ajustados en precio y calidad. El problema, según los especialistas, es que la crisis impide cada vez más a los usuarios comer de manera sana.

“A GROSsO MODO”

Una llamada para adoptar medidas urgentes porque «es posible revertir la tendencia» y apelar para implicar a todos los sectores de la sociedad (pacientes, gobiernos, sanitarios, educadores e industria alimentaria) para que trabajen conjuntamente y fijen estrategias de prevención de la obesidad en todas las etapas de la vida.

Juntos podemos hacer la diferencia. Hay mucho que podemos hacer, incluso restringir la comercialización a los niños de alimentos y bebidas con alto contenido de grasas, azúcar y sal; gravar las bebidas azucaradas y proporcionar un mejor acceso a alimentos asequibles y saludables. Al igual que en las cajetillas de tabaco se ponen imágenes y frases advirtiendo del peligro para la salud, en la bollería industrial y comida basura, se podría poner lo mismo, advirtiendo de los problemas graves para la salud, que acarrea la obesidad.

En nuestras ciudades y pueblos, necesitamos hacer espacio para caminar, andar en bicicleta y recreación de manera segura. Debemos enseñar a nuestros hijos hábitos saludables desde el principio.

La OMS está respondiendo a la crisis mundial de obesidad en muchos frentes: el monitoreo de las tendencias y prevalencia mundiales, el desarrollo de una amplia gama de orientación, que aborde la prevención y el tratamiento del sobrepeso y la obesidad, y brindando apoyo y orientación para la implementación(puesta en marcha, ejecución). Como resultado, presentó el Informe de la Comisión sobre el fin de la obesidad infantil.

No podemos mirar hacia otro lado mientras la obesidad sigue aumentando. No culpemos a nuestros genes de un problema ocasionado por nuestro entorno. Cambiemos el entorno.
Dejemos de culpar a las personas y empecemos a culpar (y cambiar) el entorno obeso génico que nos rodea.
Es el momento del cambio. Debemos cambiar la forma en la que pensamos, miramos y hablamos sobre el sobrepeso y la obesidad.

Airbiotic BlogUN PROBLEMA DE GRAN PESO ¿Son solo nuestros genes y/o el entorno?

1 comentario

  1. dmeseguer / 

    Su Comentario
    Cada vez me gustan más los artículos que publicáis en el Blog. Son serios y profesionales pero resultan fáciles de leer.
    ¡Enhorabuena!
    *¿Habria forma de saber con anterioridad cuando se van a publicar los siguientes?

AÑADA UN COMENTARIO