ggerminados y fermentados

El poder medicinal de los alimentos germinados y fermentados

Airbiotic Blog Noticias Comentarios 1111 Views

Seguro que has oído hablar de los “alimentos vivos” y de las propiedades beneficiosas que tienen para la salud. Por eso y por su sabor han conquistado hasta a los más afamados chefs que ya los incluyen en sus menús. Estos alimentos frescos, crujientes, llenos de color y de sabores variados esconden algo muy valioso y no es otra cosa que el poder medicinal que contienen los alimentos germinados y fermentados.

Tanto los alimentos germinados como los fermentados son algunos de los alimentos más saludables que puedes consumir. Están llenos de nutrientes, enzimas, minerales, vitaminas y antioxidantes, y además en grandes cantidades.

En el caso de los germinados los más conocidos son los de alfalfa y los de soja pero cada vez resulta más fácil encontrar germinados de prácticamente todas las semillas que existen.

Qué son los alimentos germinados y fermentados 

Tanto en los germinados como en los fermentados se trata de alimentos que siguen manteniendo todas sus propiedades gracias a un proceso de conservación natural, que antiguamente se utilizaba para conservarlos durante más tiempo y ahora lo que se busca es un valor añadido tanto por sus propiedades culinarias como nutritivas.

Aunque su valor nutricional es parecido no es lo mismo un alimento germinado que uno fermentado. Ambos tienen unas propiedades increíbles para la salud pero el proceso para obtener todos sus beneficios es diferente.

Germinados

Dicen que germinar es transformar, transformar una semilla que se encuentra en letargo en una auténtica joya para tu salud y que tan solo con un poco de agua y algo de luz consigue  triplicar todos sus nutrientes.

En los alimentos germinados existe una extraordinaria concentración de aminoácidos esenciales, de vitaminas, de minerales, de clorofila y de enzimas. ¡Un auténtico tesoro para tu salud!

Al poner las semillas en remojo estas duplican su volumen, la cáscara se reblandece, empiezan a activarse las enzimas y en pocos días han germinado y aparecen los primeros brotes tiernos.

Con los primeros brotes tiernos el proceso de transformación de sus nutrientes se activa y consigue triplicar la cantidad de nutrientes que albergaba la semilla en su interior. Precisamente ese es el momento perfecto para consumirlos.

Fermentados

Como hemos mencionado, la fermentación de los alimentos no es algo nuevo. Muchas de las antiguas culturas ya usaban este proceso para conservar por mucho tiempo, incluso por años, algunos alimentos. Fermentar no es otra cosa que crear las condiciones necesarias para que crezcan los microorganismos que son tan saludables para tu organismo.

La fermentación es como cocinar sin fuego ya que el alimento al que se somete a fermentación mediante una solución salina (agua con sal) genera unos microorganismos que ablandan las fibras del alimento, algo similar a lo que ocurre con la cocción.

Es posible fermentar casi todo tipo de verduras y hortalizas aunque el chucrut y la col lombarda son los fermentados más populares.

Quizás no te hayas dado cuenta pero seguro que cada día consumes algún alimento fermentado como por ejemplo el pan, el café, una copa de vino, un yogurt o un trozo de queso,  pero estos alimentos fermentados son industrializados y por ello han perdido todos sus nutrientes y todos los organismos vivos que han generado, que son los realmente beneficiosos para tu salud.

Beneficios de los alimentos germinados y fermentados 

Ambos son alimentos vivos y tan solo consumiendo una pequeña ración para acompañar alguno de tus platos habituales es suficiente para beneficiarte de todas sus propiedades. En el caso de los germinados recuerda que no debes cocinarlos sino consumirlos crudos, de lo contrario perderían todos sus nutrientes.

Beneficios de los germinados

Imagina cuánto potencial encierra una semilla para conseguir desarrollarse en una gran planta. Cuando germinas una semilla los hidratos de carbono son pre digeridos por las enzimas y de esta forma los azúcares se asimilan mucho mejor.

Las grasas se transforman en ácidos grasos esenciales y las proteínas se vuelven más ligeras para poder ser digeridas.

Con los primeros brotes se activa la clorofila que tiene un alto poder antioxidante para tu organismo y tanto los minerales como las vitaminas triplican su cantidad.

Los beneficios para tu salud que te ofrecen los germinados son muchos y tu organismo puede beneficiarse notablemente si los consumes de forma regular.

  • Mejoran las digestiones.
  • Regeneran la flora intestinal.
  • Son reconstituyentes y remineralizantes.
  • Apenas aportan calorías.
  • Refuerzan el sistema inmunológico.
  • Estimulan el metabolismo.
  • Son muy depurativos.
  • Incrementan el tono muscular.

germinados y fementados

Beneficios de los fermentados

Los fermentados contienen microorganismos que limpian, regeneran y mantienen saludable el sistema digestivo y del intestino. Seguro que has escuchado lo que dicen sobre la salud del intestino, que es el verdadero sistema inmune de tu cuerpo. ¡Intestino saludable, bienestar asegurado!

El estómago y los intestinos no solo se encargan de las digestiones y de la asimilación de los alimentos también es donde más neurotransmisores hay, por eso se le conoce como “el segundo cerebro”.

Gracias a los probióticos que proporcionan los alimentos fermentados, consigues mejorar tu salud intestinal ya que te aportan estos beneficios:

  • Una buena dosis de vitaminas, minerales y enzimas.
  • Protegen tus intestinos.
  • Refuerzan el sistema inmunológico.
  • Gracias a los probióticos que contienen regeneran tu flora intestinal.
  • Son muy depurativos.
  • Mejoran la digestión.
  • Ayudan a reducir la inflamación.

Seguro que a partir de ahora harás un hueco en tu despensa para tener siempre a mano alguna variedad de alimentos germinados y fermentados.

Si los consumes de forma regular pronto empezarás a notar sus beneficios y si quieres dar un paso más en el mundo de los germinados y fermentados, anímate a prepararlos tú misma en casa.

Puedes preparar germinados con casi todas las semillas, incluso mezclar aquellas variedades que sean tus favoritas. Prueba a germinar alfalfa, berros, brócoli, guisantes o rabanitos y en unos días tendrás un mini huerto a tu disposición para añadirlos a las ensaladas, en los bocadillos o como guarnición de otros platos.

Si preparar germinados en casa es muy fácil, preparar fermentados también lo es. Solo necesitas un frasco de cristal, tu verdura u hortaliza favorita, agua y sal y esperar a que comience el proceso de fermentación. ¡Más fácil imposible!

Descubre el poder medicinal de los alimentos germinados y fermentados, que no falten en tu despensa y en tu cocina, consúmelos de forma regular y pronto verás cómo tu salud digestiva, intestinal y tu bienestar general va en aumento.

Airbiotic BlogEl poder medicinal de los alimentos germinados y fermentados

AÑADA UN COMENTARIO