dolor cronico,rostro,gestos,curcuma,pea

UN PASO MÁS EN LA BATALLA CONTRA EL DOLOR CRÓNICO

Airbiotic Blog Noticias 808 Views

Venimos insistiendo en la importancia de prestar atención al dolor crónico como enfermedad, de la falta de selectividad que tiene esta patología entre sus víctimas, igualando a ricos y pobres jóvenes y viejos, hombres y mujeres.

Cada vez hay más gente quejándose de un dolor continuo, intenso, que limita su vida, que le impide ejercer su trabajo e incluso tener muestras de cariño o intimidad con sus familias, que no les deja ni descansar.

Los procesos inflamatorios están cada vez más relacionados con enfermedades crónicas.

La inflamación es una respuesta del sistema inmune a un daño en el organismo. El daño puede ser causado por agentes de distinta naturaleza, mecánico (como puede ser un golpe o una fractura), infeccioso (por alguna bacteria o virus) o químico (por contacto con alguna sustancia agresiva). El sistema inmune pone en marcha una serie de procesos necesarios para detectar, aislar y eliminar ese agente dañino. Más tarde se iniciarán mecanismos de recuperación del tejido dañado. Estos procesos dan lugar a la característica tétrada de Celso: calor, rubor, tumor, dolor e impotencia funcional (signo de Virchow).

El calor y rubor son debidos a una acumulación de sangre en el tejido afectado.

El tumor es el aumento de tamaño de la zona inflamada por la acumulación de células inmunes y salida del líquido plasmático.

El dolor es por la acción de la presión y algunos mediadores sobre las terminaciones nerviosas.

Es importante curar bien las inflamaciones desde el inicio, es necesario mantener un sistema inmune sano que pueda balancear adecuadamente el estado inflamatorio hacia la solución de la enfermedad.

Si las células mueren, los tejidos se dañan y dejan de hacer su función, dando lugar a enfermedades de tipo crónico. Las más relacionadas con este proceso son: diabetes, artritis reumatoide, asma, enfermedad inflamatoria intestinal, etc.

“El dolor crónico es algo muy común en la sociedad, no solo en edad geriátrica, sino también entre la población joven. De hecho, el perfil del paciente más habitual en consulta es el de una mujer de 46 años”.

No sólo trata el síntoma (dolor), sino también la causa (inflamación).

Dolor somático:

Generalmente se describe como sordo. Puede ser intenso o leve y asienta en estructuras no neurológicas (músculo, ligamento, tendón, hueso…). Normalmente no tiene la cualidad eléctrica de los dolores nerviosos.

Dolor neuropático:

Se trata de un dolor neurológico, de tipo eléctrico o lancinante e intermitente. Suele ir acompañado de parestesias que pueden atribuirse a la compresión o irritación de un nervio periférico. Un dolor que describimos como eléctrico, quemante, hormigueante, frialdad, pinchito o bien sensación de acorchamiento, pesadez excesiva de la zona…

El dolor neuropático es un tipo de dolor crónico que aparece por un funcionamiento anormal del sistema nervioso, que interpreta los estímulos de forma errónea. Dolor neuropático es, por ejemplo, el que acompaña al síndrome del túnel carpiano, la ciática, el lumbago, la estenosis lumbar, etc. También aparece en otras patologías inflamatorias tan dispares como el colon irritable o una simple gripe, o tras una quimioterapia.

La incidencia de dolor crónico pediátrico en España – y en el mundo desarrollado – oscila entre el 20 y el 35% en niños y adolescentes.

Se relaciona con absentismo escolar y limita la participación en aficiones y actividades sociales. Puede a su vez causar alteraciones en el apetito, el sueño y la salud mental.

Los adolescentes con dolor crónico se convertirán en adultos con dolor crónico si no se tratan.

LA ENDOMETRIOSIS Y EL DOLOR DE ESPALDA

Endometriosis ciática

Es una mononeuropatía sensitivo-motora del nervio ciático. Dolor en la espalda baja.

A veces esas partes que se desprenden del endometrio pueden viajar al pulmón o incluso al ojo, señala la ginecóloga, pero lo normal es que se adhieran en una cavidad cercana a la pelvis y a la columna vertebral. Por eso se produce dolor en la espalda o en la parte inferior de la barriga.

El dolor neuropático de la endometriosis. Lumbares (detrás de los riñones), Caderas (trocanteritis), Dolor bajo los glúteos (“pseudociática” y síndrome del piramidal o atrapamiento del nervio pudendo), Dolor que impide andar en los muslos y pantorrillas (ciática propiamente dicha), Fascitis plantar.

La fibromialgia es una enfermedad crónica que causa dolor musculoesquelético generalizado y sensibilidad en todo el cuerpo. El dolor neuropático en la fibromialgia se produce cuando los nervios en los músculos y otros tejidos se ven afectados, causando síntomas como dolor punzante, hormigueo y ardor.

La vitamina D puede ser un tratamiento eficaz para los pacientes con fibromialgia. El dolor y la fatiga crónica son muy habituales en las personas con fibromialgia.

La vitamina D ayuda a que ese dolor no sea tan intenso, y no haya cronicidad “muy incapacitante”.

El dolor neuropático por ansiedad es un tipo de dolor neuropático que se produce como resultado de trastornos de ansiedad, como el trastorno de ansiedad generalizada o el trastorno de estrés postraumático. Los síntomas pueden incluir dolor, entumecimiento y hormigueo en diferentes partes del cuerpo.

El dolor neuropático lumbar se refiere al dolor que se origina en la zona lumbar de la columna vertebral y se irradia hacia las piernas, puede ser causada por una variedad de razones, como hernias de disco, estenosis espinal o lesiones en los nervios.

El dolor neuropático cervical se produce cuando los nervios en la zona del cuello se ven afectados. Los síntomas pueden incluir dolor punzante, ardor, hormigueo o entumecimiento en el cuello, los hombros, los brazos o las manos.

El umbral del dolor es el nivel mínimo de intensidad del dolor a partir del cual empieza a sentirse.

El umbral del dolor no es el mismo en cada persona ni a lo largo de la vida, ya que se ven influenciado por la genética, factores sociales y emocionales, entre otros.

El dolor puede ir aumentando hasta alcanzar la tolerancia al dolor que es el nivel máximo de dolor que esa persona es capaz de aguantar.

Las mujeres desarrollan una mejor capacidad para manejar el dolor y se han discutido diferentes factores, tales como factores genéticos, a la incidencia al dolor desde temprana edad, al control mental o simplemente sobre el control del umbral de dolor, en comparación con los hombres.

Microbiota y dolor neuropático

El eje intestino-cerebro es bidireccional de manera que, daños y accidentes neuropáticos y cerebrovasculares producen una alteración de la microbiota, así como una alteración del microbiota puede desencadenar dolor neuropático.

La suplementación de la dieta con el consumo de probióticos mejora las respuestas inmunitarias e inflamatorias. pueden corregir las anomalías en la microbiota, lo cual supone una mejora significativa del dolor crónico y la depresión, además de inducir efectos neuro protectores a través de los efectos antiinflamatorios, consecuencia de los ácidos grasos de cadena corta.

PROBIOTRAVEL 20 – 12 cepas seleccionadas, cepas exclusivas, por su actividad benéfica, supervivencia, y por sus efectos sinérgicos.

Ideales para viajes, no necesitan refrigeración.

ALTERNATIVAS NATURALES Y EFECTIVAS PARA DOLOR NEUROPÁTICO

El dolor neuropático es una condición difícil de tratar, pero la buena noticia es que existen alternativas naturales que permiten reducir ese dolor.

Los AINES (medicamentos antiinflamatorios no esteroideos), suelen ser el primer recurso para paliar las molestias, pero tienen varios efectos secundarios Hay que recordar que se trata de fármacos asociados a un amplio rango de posibles efectos adversos: son gastro lesivos, es decir, que pueden hacer daño al estómago y provocar diarreas, vómitos, úlceras, hemorragias, etc.

Además, con frecuencia causan fatiga o somnolencia, mareos, etc.

Los remedios naturales funcionan para muchas personas que encuentran alivio con los cambios en el estilo de vida, junto con los suplementos específicos.

Frutas cítricas (naranja y limón): El limón tiene alto contenido en vitamina C y además presenta en su composición un flavonoide que tiene propiedades antioxidantes y que contribuyen a evitar la inflamación, el eriodictiol.

La piña contiene en su composición bromelaína, que es una enzima que tiene efecto analgésico, antitrombótico y antiinflamatorio.

Los frutos rojos tienen un alto contenido en antocianinas lo que les otorga numerosas propiedades antiinflamatorias y antioxidantes contribuyendo a prevenir la formación de radicales libres.

La cúrcuma es una gran ayuda para una variedad de afecciones de salud. Estas incluyen dolor crónico e inflamación. La medicina occidental ha comenzado a estudiar la cúrcuma como analgésico y agente curativo.

Esta capacidad antiinflamatoria podría reducir el agravamiento que sienten las personas con artritis en sus articulaciones.

Los estudios parecen respaldar la capacidad de la cúrcuma para aliviar el dolor, y uno de ellos señala que parecía funcionar tan bien como el ibuprofeno en personas con artritis en las rodillas.

Apoya el sistema inmune, ayuda a aliviar el dolor y puede favorecer la digestión, entre otras cosas.

PEA, aliado contra el dolor crónico

La PEA es una sustancia natural que produce nuestro propio organismo (y también otros organismos vegetales o animales). La PEA o palmitoiletanolamida se conoce desde el año 1957, cuando fue aislada por primera vez de lípidos purificados de fracciones de soja y harina de cacahuete, y después fue encontrada en una amplia variedad de alimentos, pero su mecanismo de acción se aclaró en los años noventa. En las últimas décadas se ha visto que su función es incluso más amplia de lo que en un principio se había descrito.

Modula la actividad de la enzima FAAH, responsable de la degradación del cannabinoide natural llamado anandamida. Al aumentar los niveles de esta sustancia en el organismo, éste se beneficia de sus propiedades calmantes, mejorando el dolor y la relajación.

La PEA actúa a través de los sistemas nerviosos periférico y central de forma similar a los opiáceos, por explicarlo de forma más llana, al ayudar a controlar el dolor.

Ensayos clínicos y preclínicos señalan que la PEA es útil en un amplio espectro de áreas terapéuticas, incluyendo eccema, tratamiento del dolor generalizado, migrañas, osteoartritis, la endometriosis y degeneración neuronal, y todo ello sin efectos secundarios.

Es interesante buscar complementos alimenticios donde el PEA se refuerce en su formulación con vitaminas del complejo B asimiladas en levaduras, lo que permitirá mejorar el proceso de regeneración neuronal y facilitará el manejo natural de los dolores neuropáticos. Estos complementos alimenticios se erigen, por lo tanto, en una alternativa conveniente en personas ya tratadas por una patología que cursa con dolor crónico neuropático, permitiendo reducir el uso de medicación. Este complemento alimenticio es, además, especialmente útil en pacientes con alteraciones inflamatorias persistentes y que además presenten una síntesis orgánica insuficiente de PEA.

La PEA contiene ácido palmítico en su estructura, sin embargo, parece que un aumento del consumo de ácido palmítico o de otras grasas a través de la dieta, no influye en la producción de PEA en nuestro cuerpo. Esto se debe a que éste sólo utiliza la PEA cuando necesita compensar por inflamación o dolor, y sus niveles pueden variar a lo largo del día.

La eficacia de la PEA está relacionada con las siguientes dolencias:

  • Alivio en pacientes que sufren de dolor crónico.
  • Mujeres con dolor pélvico causado por endometriosis.
  • Dolor causado por fibromialgia especialmente en combinación con otros tratamientos convencionales.
  • Personas que sufren de ciática, y que no responden a tratamientos convencionales.
  • Personas diabéticas con dolor provocado por el síndrome del túnel carpiano causado por la compresión del nervio.
  • Dolor posterior a una cirugía de espalda poco exitosa.
  • Aparición de dolor en pacientes con artritis

Es importante tener en cuenta que la PEA no presentó efectos secundarios o interacciones con otros medicamentos.

La mezcla de Cúrcuma y PEA se administró en un estudio clínico para tratar endometriosis en comparación con el danazol. Los resultados demostraron que la mezcla era tan efectiva y segura como la farmacológica.

VITAMINAS DEL GRUPO B CONTRA EL DOLOR

Se indica que el uso combinado de las vitaminas del grupo B (B1, B6 y B12), tiene un efecto adyuvante analgésico. El mecanismo de acción de estas vitaminas es la obtención de energía mediante el metabolismo de carbohidratos, lo que ayuda al crecimiento y a la división celular, también aumenta la conducción de impulsos nerviosos y favorece el metabolismo del oxígeno”.

Debido a sus efectos antioxidantes, antiinflamatorios y analgésicos, las vitaminas B1, B6 y B12 contribuyen a disminuir el dolor neuropático.

La Boswellia tiene efectos antiinflamatorios. Con base en esto, la hierba ha sido probada para un número de enfermedades que involucran la inflamación, incluyendo enfermedades dolorosas como la bursitis, osteoartritis, artritis reumatoide y tendinitis.

BENEFICIOS DE LA BOSWELLIA SERRATA PARA LAS ARTICULACIONES

  • Disminuye la hinchazón de las articulaciones por su efecto antiinflamatorio.
  • Ralentiza el desgaste articular gracias a sus propiedades antioxidantes.
  • Mejora la movilidad en pacientes con artritis u osteoartritis.
  • Reduce el dolor articular gracias a sus propiedades analgésicas.

TENÍA QUE SER DE AIRBIOTIC

Ahora, puedes conseguir liberarte del dolor, usando lo mejor.

Un complemento alimenticio ultra innovador a base de Cúrcuma + PEA, junto con otras hierbas y vitaminas, que ayudan a las personas con dolor crónico a sobrellevar su día a día.

Airbiotic vuelve a sorprender, innovando una fórmula de gran ayuda para el dolor neuropático, favoreciendo la reparación y la funcionalidad del nervio, siendo útil para encontrar alivio gracias a sus efectos antiinflamatorios y analgésicos.

Es de alta absorción y biodisponibilidad. Fabricado exclusivamente en Europa a partir de materias primas de alta calidad. Apto para veganos, y no contiene gluten ni lácteos.

Los ácidos grasos Omega-3, como los suplementos de aceite de pescado o krill, combaten la inflamación.

Estudios en pacientes que tomaban suplementos de Omega-3, declararon que su nivel general de dolor mejoró. Los omega-3 también se han encontrado beneficiosos para los nervios dañados por la quimioterapia.

En 1995 se encontró la participación de radicales libres en la excitación nerviosa, apoyando el uso de antioxidantes en el dolor nervioso. Desde entonces, el Ácido lipoico antioxidante (300 mg, 2 veces al día) ha demostrado ser útil en la neuropatía diabética y también debe probarse en otras neuropatías.

La flor de árnica

Aunque suena muy técnico, la realidad es que la flor de árnica es: antiinflamatoria, antirreumática, antineurálgica , analgésica y vulneraria. Podríamos decir, según muestran algunos autores, que la flor de árnica es el ibuprofeno natural.

El gel de árnica se puede aplicar a la piel para la osteoartritis. Los químicos activos en la árnica pueden reducir la hinchazón, disminuir el dolor y actuar como antibióticos.

Otros tópicos usan diferentes ingredientes naturales, caléndula, hipérico, como los aceites botánicos, pero todos tienen la ventaja de que se pueden aplicar exactamente donde necesitas alivio.

Capsaicina

Se ha demostrado que algunas cremas y ungüentos, como la capsaicina tópica, alivian el dolor crónico de espalda y otros dolores nerviosos al adormecer el área donde se aplican. Su efecto anestésico puede proporcionar un alivio calmante temporal. La capsaicina se deriva de las guindillas.

CONCLUSIONES

Está claro que el fármaco ideal para el dolor todavía no existe, pero hay algunas sustancias naturales cuya utilización en dolores de tipo nociceptivo (Percepción consciente del dolor), cuya intensidad sea moderada o leve, dan buenos resultados.

La clave es encontrar la pauta correcta, y para ello se recomienda consultar con un profesional de la salud sobre lo que podría funcionar para cada caso.

Si quieres mejorar tu salud de manera natural y sin efectos secundarios, trata de que tu alimentación sea lo menos procesada posible y supleméntate para ayudarte a combatir las enfermedades eligiendo formulaciones que nos aseguren su biodisponibilidad o absorción.

Sin duda una sustancia no muy conocida, la Palmitoiletanolamida cuenta con largo recorrido y numerosas investigaciones, que demuestran su eficacia, pero siempre que sea un extracto de PEA con estudios clínicos que demuestren su efectividad en el tratamiento del dolor e inflamación, especialmente relacionado con dolencias del sistema nervioso.

Dirigirse a la microbiota puede representar una estrategia para controlar los estados neuropáticos u otros trastornos del SNC que comparten sustratos neurobiológicos y vías neuro inflamatorias.

Airbiotic BlogUN PASO MÁS EN LA BATALLA CONTRA EL DOLOR CRÓNICO