probioticos, salud intestinal

LA MICROBIOTA Y LOS PROBIÓTICOS, TODO EMPIEZA DENTRO

Airbiotic Blog Noticias Comentarios 131 Views

El término «microbiota» hace referencia al conjunto de microorganismos que conviven en un determinado hábitat, ¿En qué hábitat? En cualquier parte de tu cuerpo que tenga contacto con el exterior. Esto incluye tus intestinos (es el lugar donde se encuentran con mayor proporción), la vagina, las glándulas mamarias, la piel e incluso los pulmones. Además, vivimos rodeados de microorganismos, ya que nos acompañan desde hace miles de años, antes incluso de que los humanos habitáramos la Tierra, se estima que las primeras bacterias llegaron a la Tierra hace 4.000 millones de años. También lo conocemos familiarmente, aunque no es la manera más correcta de referirnos a él, como flora intestinal. Puedes reforzarla con probióticos.

MICROBIOTA, REFUÉRZALA CON PROBIÓTICOS

Nuestra microbiota desempeña funciones de nutrición y metabolismo, protección y desarrollo de nuestro organismo.

Existen evidencias científicas que apuntan a que el material genético de los microorganismos que componen nuestra microbiota está compuesto por más de 3,3 millones de genes, lo que constituye el microbioma.

Como si se tratara de una huella dactilar, cada persona tiene un perfil único de flora bacteriana intestinal.

¿Qué pasa cuando la flora intestinal se ve alterada?

Se denomina disbiosis a la alteración continuada de tu flora bacteriana, que puede ser la que se encuentra en tus intestinos, en tu piel o en tu aparato genitourinario.

Existen dos tipos de disbiosis en función del lugar afectado: la disbiosis gastrointestinal y la disbiosis vaginal. Las consecuencias de una disbiosis es que existe un mayor riesgo de infecciones de cualquier tipo. Para evitarlo hay que recuperar la flora bacteriana y para ello uno de los principales protagonistas son los PROBIÓTICOS.

¿Sabias que existen en el mercado “probióticos” con escasa o nula utilidad? Es esencial elegir cepas bacterianas seguras y efectivas para obtener resultados probados.

Los probióticos son suplementos que contienen microorganismos vivos (bacterias y levaduras) capaces de generar efectos beneficiosos en nuestro organismo.

Un probiótico debe cumplir los siguientes criterios:

  • Evidencia científica.
  • Seguridad.
  • Vitalidad (las bacterias o levaduras después de encapsular deben de permanecer vivas).
  • Supervivencia (sera necesario que al menos la mitad de los microorganismos sobrevivan a la ingesta, llegando vivos a su lugar de destino).
  • Estabilidad.
  • Cepa Adecuada (indispensable elegir cepas activas y con acciones favorables).
  • Etiquetado.

BENEFICIOS DE LOS PROBIÓTICOS

Ofrecen beneficios muy variados, los microorganismos colonizan la zona “diana” que va desde la boca, estómago, intestino e incluso el aparato genital femenino, comenzaran a aportarnos los siguientes beneficios:

  • Digestiones ligeras y más rápidas
  • Disminución de las flatulencias
  • Mejora el tránsito intestinal
  • Reducción del perímetro abdominal
  • Normalización del peso y de los niveles de colesterol en sangre
  • Menor incidencia de infecciones (refuerzo del Sistema Inmune)
  • Menor incidencias en procesos alérgicos
  • Mejoría general de la sintomatología ansiosa
  • Aumento de niveles de ácido fólico, cianocobalamina y vitamina k
  • Aumento de fertilidad (en mujeres)
  • Disminución del dolor asociado a la menstruación

Los probióticos tienen que seguir unas pautas concretas a la hora de la ingesta para asegurar la vitalidad de estas células. De otro modo ingerimos cientos de bacterias muertas o debilitadas, incapaces de ayudarnos.

El probiótico se puede tomar solo con agua o con alimentos, sin embargo, no lo ingieras con alimentos ácidos o líquidos calientes, la franja más efectiva es entre las 8,00h y las 12,00h la razón es que el pH de acidez es menor en este horario.

Si tomas antibióticos, ten en cuenta que la sustancia bactericida es nociva para los microorganismos probiotas. Aconsejamos que dejes pasar un mínimo de dos horas entre la toma de tus fármacos y la de tu probiótico.

ALIMENTOS QUE CONTIENEN PROBIÓTICOS

MicroalgasSobre todo, la chlorella fomenta el crecimiento de los lactobacillus ‘buenos’.
YogurDebe ser entero y sin aditivos (ni frutas ni azúcar) e envasado en cristal.
Queso blandoContiene gran número de cepas de bacterias de lactobacillus casei.
ChucrutRepollo fermentado, típico de la cocina alemana, debe comerse crudo.
Chocolate negroA partir de 80% de contenido de cacao sin azúcar añadido.
Aceitunas y encurtidosContienen bacterias vivas tras el proceso de fermentación.
MisoPasta elaborada con la fermentación de soja, sal y koji.

PROBIOTRAVEL® PREMIUM, TU ALIADO

Ahora, AIRBIOTIC AB se ha superado reformulando su probiótico, ofreciéndote:

PROBIOTRAVEL® PREMIUM (Formula avanzada + Vit. D)

Investigadores han encontrado efectos beneficiosos por parte de los probióticos, entre ellos un aumento del contenido de IgA secretora, el anticuerpo más abundante en las secreciones de las mucosas, que evita que patógenos como virus y bacterias penetren en la sangre.

Del mismo modo, hemos demostrado la tolerancia y seguridad de las cepas en un estudio multicéntrico, aleatorizado, doble-ciego y controlado por placebo en voluntarios sanos. La administración oral de las cepas modifica la microbiota intestinal y además tiene efectos inmunomoduladores, como aumentos de la IgA secretora y de citoquinas antiinflamatorias.

Entre otras cepas están algunas tan beneficiosas y novedosas como:

La bacteria probiótica Bacillus subtilis (consumida desde tiempos milenarios en alimentos por la población de ciertos países asiáticos como Japón) tendría, además de sus efectos beneficiosos sobre el sistema inmunitario, la propiedad de retardar el envejecimiento y prolongar la vida humana a través de la colonización del intestino.

Además, brinda protección contra el desarrollo de enfermedades infecciosas y neurodegenerativas.

El género Bacillus, incluyendo la especie subtilis son esporas muy robustas que pueden resistir a los ácidos del estómago y a los antibióticos.

Probiótico de 11 cepas sinérgicas de gran calidad

Lactobacillus casei es una especie de bacteria anaerobia, presente en el intestino y la boca de los humanos. Se trata de una bacteria probiótica, productora de ácido láctico, y como tal se emplea en la elaboración de productos lácteos fermentados, que complementa el crecimiento de L. acidophilus, un productor de la enzima amilasa (enzima digestiva de carbohidratos).

Esta bacteria es muy resistente a rangos amplios de pH y temperatura, y que presenta pues un elevado porcentaje de supervivencia.

Bifidobacterium longum ES1, la bacteria amiga de los celíacos. En la flora de los celíacos hay una mayor proporción de bacterias Gram negativas, causantes de algunas enfermedades y una baja proporción de bacterias beneficiosas, como las Bifidobacterium.

La presencia de estas Gram negativas hace que disminuya la producción de sustancias antiinflamatorias del intestino. Es por ello por lo que los celíacos son propensos a padecer trastornos intestinales.

Un complemento alimenticio con once cepas más vitamina D que contribuye a la función normal del sistema inmunitario. Bacterias que mejorarán tu salud digestiva e inmune y aportarán diversos beneficios a tu salud general.

Probióticos y covid-19

Se sabe poco de la relación exacta de la microbiota del tracto respiratorio, situada en la mucosa donde más infecta el COVID-19, pero se plantea que puede tener un papel clave tanto en la prevención del proceso como en el desarrollo de la enfermedad. Ya existe algún estudio que demuestra cómo ésta se ve afectada durante el proceso infeccioso.

En resumen, aunque hay pocos estudios y realizados en un número bajo de pacientes, se sabe que la infección por -CoV-19 altera la microbiota respiratoria e intestinal. Se puede decir que una microbiota saludable (en base a la importante función protectora y defensiva que realiza) podría ayudar en la prevención de la infección.

Conclusiones

Las bacterias probióticas constituyen una herramienta dietética disponible que disminuye la susceptibilidad de sufrir infecciones, manteniendo la flora intestinal y urogenital sana y balanceada, con niveles inmunológicos aceptables, por lo cual deben ser incorporadas como elementos nutritivos obligatorios en nuestra dieta diaria.

Airbiotic BlogLA MICROBIOTA Y LOS PROBIÓTICOS, TODO EMPIEZA DENTRO

AÑADA UN COMENTARIO