beneficios de las algas comestibles

Beneficios de las algas comestibles y cómo tomarlas de forma correcta

Airbiotic Blog Noticias Comentarios 340 Views

De un tiempo a esta parte seguro que has visto en los platos de muchos restaurantes, programas de cocina e incluso en muchos supermercados algas comestibles. Lo cierto es que existe una gran variedad de algas comestibles y que desde hace milenios forman parte de la alimentación diaria de millones de personas en todo el mundo.

En Japón y en China llevan consumiendo algas marinas desde siempre y siguen estando presentes en muchos de sus platos más tradicionales, como por ejemplo, el maki sushi o la sopa de miso y algas. Incluso en Gales siguen preparando con ellas una de sus especialidades más reconocida, el Laverbread, que se trata de una pasta a base de algas.

Conocidas como las verduras del mar, las algas comestibles son saludables, están deliciosas y apenas aportan grasas y calorías. Además están llenas de nutrientes, proteínas vegetales de alta calidad, son antioxidantes y muy depurativas.

Propiedades de las algas comestibles

A pesar de estar presentes en muchos de los platos de comida diaria en los países orientales, en la dieta occidental siguen siendo las grandes desconocidas, aunque poco a poco se van abriendo paso y cada vez más restaurantes incluyen algas comestibles en todo tipo de preparaciones, que más allá del típico maki sushi.

El contenido en nutrientes que tienen las algas comestibles es bastante superior al de las verduras terrestres. Estas son algunas de sus propiedades:

  • Son ricas en fósforo y calcio.
  • Aportan buena cantidad de fibra.
  • Tienen grandes cantidades de hierro y de vitamina C.
  • Favorecen el tracto intestinal.
  • Son muy depurativas.
  • Aportan minerales y vitaminas del grupo B.
  • Favorecen una buena digestión.
  • Constituyen un interesante aporte de proteínas vegetales.

Desde hace unos años España está despuntando en cuanto al estudio de las propiedades de las algas comestibles y a la distribución para su consumo gracias a la calidad del agua de las costas gallegas y a la gran diversidad de algas comestibles que se encuentran en sus costas.

Ya no necesitas viajar a Japón ni a China para disfrutar de todas las propiedades de las algas comestibles, desde hace unos años puedes encontrarlas fácilmente en muchos establecimientos y también en su versión como complemento alimenticio. ¡Aprovecha todo el poder de las algas comestibles en una pequeña cápsula!

Las algas comestibles más utilizadas y saludables 

La mayoría de las algas comestibles puedes encontrarlas frescas o en su versión deshidratada. La mayor parte se emplean en la cocina para enriquecer algunos platos o darles un toque de sabor a mar.

Su alta concentración en nutrientes hace que no sea necesario usar grandes cantidades en cada preparación, una pequeña cantidad será suficiente ya que se trata de un alimento muy concentrado.

Existen aproximadamente unas 140 especies de algas comestibles. Pero no todas se comercializan en nuestro país ni son igual de saludables, así que te presentamos las variedades que más destacan por sus propiedades y que puedes encontrar fácilmente.

Wakame

Tiene un intenso color verde y un sabor suave a mar. Es la segunda alga comestible más consumida en el mundo. Es rica en proteínas vegetales, omegas 3, vitaminas y minerales.

Se utiliza principalmente para enriquecer caldos o sopas.

Nori

Posiblemente una de las más conocidas ya que con ella se envuelve el famoso maki sushi. Es de color negruzco o verde oscuro. En la gastronomía se trata de un alga muy versátil ya que puedes añadirla a la sopa, en los caldos, las ensaladas e incluso usarla como una especia más para dar sabor a muchas preparaciones, siempre, eso sí, que la uses en polvo.

Es rica en fibra, betacarotenos, minerales, micronutrientes y vitaminas del grupo B.

Kombu

Una de las algas comestibles que más cantidad de yodo contiene. Es rica en micronutrientes y oligoelementos esenciales. Su sabor a mar es muy suave y su color es verde oscuro.

Una de sus particularidades es que consigue ablandar las fibras de otros alimentos durante la cocción. Por ello se suele añadir un trozo de alga kombu en la cocción de las legumbres para que queden más suaves.

Dulse

Aunque el nombre de esta alga sea dulce, lo cierto es que su sabor tiene un toque picante. Los vikingos ya la incluían en su dieta y a día de hoy los irlandeses la añaden en sus bocadillos.

Es rica en hierro y en yodo y tiene propiedades antioxidantes que evitan el envejecimiento prematuro de las células.

Agar-Agar

Se trata de otra alga comestible muy usada en repostería para reemplazar las gelatinas de origen animal.

Una de sus propiedades es la de regular el estreñimiento ya que está compuesta por un 80% de fibra. Su sabor es neutro a diferencia de las otras algas que, en mayor o menor medida, recuerdan al sabor del mar o al de los mariscos.

Contiene proteínas vegetales, hierro, calcio y fósforo y puedes usarla tanto en preparaciones saladas como dulces.

Mención especial al alga comestible Chlorella 

En realidad se trata de un micro alga con un gran efecto depurador de toxinas para el organismo y que además te ayudará a eliminar los metales pesados de tu cuerpo.

Contiene la mayor concentración de clorofila, una sustancia presente en la fotosíntesis de las plantas y que en el cuerpo humano tiene un gran efecto antioxidante y depurativo.

El alga chlorella es rica en beta carotenos esenciales para el buen estado de la piel, los ojos y las mucosas.

Aporta hierro, zinc, magnesio, fósforo, fibra y proteínas vegetales. ¡Una auténtica bomba de salud y belleza!

propiedades de las algas comestibles

La forma correcta de tomar las algas comestibles

Aunque las algas comestibles están llenas de nutrientes y de propiedades saludables, siempre hay un pero y en este caso las personas con problemas de tiroides deberían abstenerse de consumirlas por su contenido en yodo o consultar con su médico de cabecera antes de incluirlas en su dieta.

Otra recomendación es que no es conveniente consumir las algas comestibles crudas. Siempre es mejor cocinarlas ya que este paso reduce notablemente la cantidad de yodo presente en algunas variedades. Lo ideal es consumirlas hervidas ya que este proceso elimina hasta un 70% del yodo presente en ellas. Por ejemplo sería casi imprescindible en el caso del alga kombu, que es la que mayor porcentaje de yodo tiene.

Seguro que te estarás preguntando qué ocurre con el alga nori, que es la que suele comerse cruda cuando pides un maki sushi. Pues este alga es la que menos cantidad de yodo tiene en su composición.

Dentro de las algas comestibles el alga wakame se halla en el punto intermedio y su consumo moderado no representa ningún inconveniente para los afectados de tiroides. También pueden consumir el alga chlorella porque no contiene yodo en su composición ya que su hábitat natural no es el mar sino el agua dulce.

Las algas comestibles en pequeñas cantidades pueden aportarte muchos beneficios, pero recuerda consumirlas de forma esporádica. Si quieres reducir al máximo su cantidad de yodo hiérvelas y siempre consulta con tu médico en caso de tener problemas de tiroides. Si quieres un alga sin yodo acuérdate del alga chlorella.

Airbiotic BlogBeneficios de las algas comestibles y cómo tomarlas de forma correcta

AÑADA UN COMENTARIO