eliminar metales pesados

Aprende a eliminar los metales pesados de tu organismo

Airbiotic Blog Noticias Comentarios 1048 Views

Seguro que has escuchado hablar de los metales pesados. Lo que quizás no sepas es que continuamente estás en contacto con diferentes partículas de tóxicos como pueden ser el plomo, el mercurio, el aluminio o el cadmio. Estos metales pesados tienen un efecto acumulativo en tu organismo y por eso es importante que sepas cómo eliminar los metales pesados para que tu cuerpo esté más purificado.

Cada día el ser humano está expuesto a diferentes tóxicos. Desde los llamados tóxicos externos como son la emisión de los gases de los coches o la contaminación industrial, hasta la contaminación por metales pesados que pueden estar presentes en los alimentos, los productos de higiene personal, los utensilios de cocina o los productos de limpieza.

No se trata de que te lleves las manos a la cabeza pensando que será imposible eliminar los metales pesados de tu vida ya que puedes encontrarte con ellos a la vuelta de cada esquina. Lo cierto es que si sigues unas indicaciones básicas, puedes eliminarlos de tu organismo de forma natural y evitar que se acumulen.

Los metales pesados que son nocivos para tu organismo 

El término metales pesados se utiliza para englobar a un grupo de elementos químicos cuya densidad es superior a 5 gramos por cm3. Es importante aclarar que no todos los metales son tóxicos.

Algunos metales son esenciales para tu salud como por ejemplo el hierro o el zinc, sin embargo, existen otros metales que en altas concentraciones pueden ser perjudiciales y son los siguientes:

Mercurio

Se suele acumular en los riñones y en el cerebro provocando fatiga crónica, hipertensión arterial, pérdida de memoria o alteraciones en el sistema inmunológico.

Se encuentra en amalgamas dentales, termómetros, pilas o barómetros.

Cadmio

Suele acumularse principalmente en las vías respiratorias, el hígado y los huesos. Con el tiempo pueden aparecer síntomas como dolor de cabeza, anemia, problemas respiratorios, dolores de huesos y musculares.

Sobre este metal todavía se siguen haciendo estudios y curiosamente a día de hoy todavía no se ha establecido cuál es el límite seguro para los alimentos que pudieran contenerlo.

Aluminio

Es en los pulmones y en el cerebro donde suele acumularse este metal dando lugar a dos de los síntomas más característicos: la hiperactividad y el nerviosismo.

Penetra en el cuerpo a través del aire que respiras y del agua. También está presente en algunas harinas y levaduras.

Plomo

Se aloja especialmente en el cerebro y en los huesos dando lugar a alteraciones cognitivas, trastornos del sueño, hiperactividad e irritabilidad. Cabe destacar que en los niños la absorción de este metal es mayor que en los adultos provocando alteraciones glandulares y en su desarrollo cerebral.

Es uno de los metales pesados más estudiados dado que se ha encontrado una alta concentración en suspensión en el aire y en los acuíferos.

¿Cuánta cantidad de metales pesados tolera tu organismo?

Actualmente estamos más expuestos a los metales pesados que en la antigüedad. Sectores como la minería, las refinerías de petróleo, la fundición de metales o el uso de pesticidas y fertilizantes, entre otros, generan muchos residuos que contienen metales pesados que se transfieren por diferentes vías al medio ambiente.

Se trata de partículas tóxicas que acaban lejos del lugar en donde se originaron y que han sido transportadas a través del aire y del agua, principalmente, contaminando la mayoría de los acuíferos.

Sus efectos dependen en gran parte de la tolerancia de cada metabolismo y de la genética personal, por eso se ha establecido un límite de tolerancia dado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la ingesta segura de metales pesados. Estos son los porcentajes establecidos:

  • Mercurio: 0,3 mg por semana en personas adultas.
  • Aluminio: 7 mg por kilo de peso a la semana en personas adultas. Concentraciones superiores a 500 mg se cree que son precursoras de desencadenar Alzheimer.
  • Cadmio: Se estima que entre 2,5 mg a 4 mg por kilo de peso es lo tolerable, aunque la OMS aún no ha establecido los límites exactos.
  • Plomo: El límite se encuentra en 10 mg por decilitro en sangre en personas adultas y 5 mg en el caso de los niños.

Dónde se encuentran los metales pesados

Si el objetivo es eliminar los metales pesados lo primero es tener claro dónde se encuentran para poder evitarlos, en la medida de lo posible.

Para ello te contamos dónde se esconden los metales pesados más perjudiciales para tu salud.

  • En la comida industrializada.
  • En el agua del grifo.
  • En productos de higiene personal y cosmética.
  • En alimentos no ecológicos.
  • En algunos medicamentos.
  • En amalgamas dentales.
  • En algunos vinos.
  • En pescados y algas marinas.
  • En pesticidas y fertilizantes de agricultura intensiva.
  • En suspensión en el aire.
  • En los productos de limpieza.
  • En algunos utensilios de cocina.
  • En el humo del tabaco y de los carburantes.

Cómo evitar los metales pesados

Ya ves que los metales pesados están por todas partes pero puedes proteger tu salud siguiendo unas pautas básicas para minimizar sus efectos y que la posible ingesta sea inferior a los límites saludables que se han establecido.

  • Evita consumir agua del grifo, dentro de lo posible.
  • Evita los utensilios de cocina fabricados con metales como el plomo, el aluminio, el cobre o que tengan recubrimiento de teflón.
  • Siempre que puedas opta por consumir alimentos ecológicos.
  • A la hora de cocinar los materiales más seguros son el vidrio, la cerámica, la madera o el acero inoxidable.
  • Si necesitas guardar o transportar algún alimento o un plato preparado hazlo en recipientes de vidrio o de acero inoxidable, evita que sean de plástico.
  • Si eliges cocinar en una cazuela de barro, asegúrate de que no contenga plomo, muchas lo tienen.
  • En cuanto a los productos de higiene personal cuantos menos uses, mejor para tu salud. Escoge los más naturales y comprueba si realmente todos los que utilizas habitualmente son imprescindibles. ¡Menos es más!
  • Con los productos de limpieza para el hogar ocurre lo mismo. Plantéate si necesitas todos los que tienes o si puedes tener tu casa limpia y saludable con muchos menos productos. La mayoría de ellos puedes usarlos para varias funciones diferentes sin tener la estantería repleta de botes de plástico.

Cómo eliminar los metales pesados 

Una vez que ya sabes dónde se encuentran los metales pesados y cómo puedes evitarlos llega el turno de eliminar los metales pesados que se hayan podido acumular en tu organismo.

Una vez más la solución la encontrarás en la naturaleza y en los alimentos. Toma nota de estos grandes aliados que mantendrán a raya los tóxicos y te ayudarán a eliminar los metales pesados gracias a su poder detoxificante.

Que no te falte el cardo mariano y la alcachofa

Tanto el cardo mariano como la alcachofa son verdaderos campeones a la hora de depurar el hígado.

El hígado es un gran depurador de tu organismo y a la vez es donde se suelen almacenar más toxinas por eso es fundamental mantenerlo limpio y en buen funcionamiento. ¡Un hígado depurado es sinónimo de un buen détox!

El poder de la chlorella

La chlorella es un alga de agua dulce que ha demostrado ser muy eficaz a la hora de eliminar los metales pesados que se van quedando en el organismo, especialmente con el mercurio y el plomo.

eliminar metales pesados

Dile sí a los cítricos

En la mayoría de los cítricos existe un compuesto llamado d-limoneno que refuerza el sistema inmunológico, la principal barrera para frenar los ataques que puede sufrir tu organismo.

Recuerda que la mayoría de este compuesto se encuentra en la piel, así que si quieres beneficiarte de sus propiedades necesitas añadir ralladura de limón, de naranja, de lima o de pomelo a tus preparaciones, teniendo en cuenta lavarla muy bien antes de usarla.

Si te resulta más sencillo también puedes ayudarte con algún complemento alimenticio de vitamina C .

Depurarte no es cosa de un día

Mantener unos buenos hábitos alimenticios y de higiene es básico para que tu organismo esté lo más depurado posible.

Lo ideal es no sobrecargar los órganos que tienen la función de depurar como son los pulmones, el riñón y el hígado.

Para potenciar los mecanismos de depuración con los que cuenta tu cuerpo de forma natural, puedes apoyarte haciendo un día de ayuno o semi ayuno al mes, siempre bajo la supervisión de un especialista.

Esto dará un impulso al proceso de depuración de tu organismo sin necesidad de correr riesgos ni privaciones.

Pese a lo alarmante que parece y aunque el tema de los metales pesados es un tanto complejo dado que puedes entrar en contacto con ellos a través de muchas vías,  no tienes que obsesionarte por ello.

Tan solo tienes que seguir unos hábitos saludables, reemplazar algunos productos por otros menos tóxicos para eliminar los metales pesados y mantener tu cuerpo libre de toxinas gracias a los alimentos que te ofrece la naturaleza.

Airbiotic BlogAprende a eliminar los metales pesados de tu organismo

AÑADA UN COMENTARIO