piel protegida en verano

Piel protegida en verano

Airbiotic Blog Noticias 430 Views

Cuidar de la piel todo el año es básico pero, mantenerla protegida en verano, es fundamental. Es uno de los órganos más extensos y es un tejido vivo que nos envuelve y a la vez, nos protege del exterior. Mantenerla flexible y resistente es sinónimo de buena salud. Actúa como una barrera defensiva frente a las bacterias y virus y además, regula la temperatura corporal. Es uno de los órganos más sensibles de nuestro cuerpo.

La capa más externa es la más sensible al frío, calor, radiación o pérdida de agua. Cuando está expuesta a la radiación solar, una de las formas de protegerse naturalmente, es aumentando la producción de melanina que provoca un pequeño engrosamiento en la capa más superficial a modo de protección. Cuando las temperaturas son altas, actúa como termo regulador a través de la transpiración, consiguiendo enfriar el cuerpo y así contraer el sistema vascular en la dermis. No hay que olvidar que la piel, también es un órgano excretor y que a través del sudor, se eliminan toxinas.

Tiene el poder de regenerarse a sí misma. Está cubierta de terminaciones nerviosas que la vuelven sensibles al dolor, la presión, la temperatura y al tacto. Mantener su humedad óptima y su elasticidad, no es solo una cuestión estética, es mucho más importante de lo que creemos.  No olvidemos que es un órgano de protección, termo regulador, de eliminación y sensorial. Con la llegada del verano, está más expuesta a las radiaciones solares y aportarle algunos cuidados extras, es imprescindible si queremos mantenerla saludable por mucho tiempo.

Siempre es mejor prevenir y nutrir que tener que reparar los posibles daños. No olvidar hidratar la piel cada día, preferentemente luego de la ducha o por las noches, usando productos lo más naturales posibles es una buena rutina para mantener la piel con un buen equilibrio del manto hidrolipídico. Pero la salud de la piel también empieza desde el interior, con una buena alimentación que ayude a mantener una piel elástica y bien nutrida.

¿Cómo proteger la piel?

Algunas Vitaminas son verdaderas aliadas de la piel, como es el caso de la Vitamina E que ayuda a proteger la membrana celular y actúa frente a los efectos nocivos de los radicales libres ejerciendo de protector natural contra los rayos ultavioleta. Otro aliado de la piel es la VitaminaC, un gran atioxidante que estimula la producción de colágeno y evita las posibles manchas en la piel que pueden ocasionar las radiaciones solares.

Una buena hidratación es la base para mantener su elasticidad y nos referimos a una hidratación desde el exterior a través de alguna crema específica pero también, desde el interior bebiendo agua, infusiones, zumos naturales o aumentando el consumo de frutas y verduras, especialmente todos aquellos alimentos que sean de color naranja, amarillo o rojo ya que estos contienen betacarotenos, un pigmento que protege frente a los posibles daños celulares de agentes externos. Los productos refinados, embutidos o muy grasos es recomendable evitarlos en lo posible.

Evitar las horas de mayor radiación solar es fundamental al igual que permanecer a la sombra si se va a pasar el día en la playa o en una piscina. No olvidar cubrir la cabeza con un sombrero y por supuesto, aplicar un buen protector solar tantas veces como sea necesario y sobre todo, no olvidar que mantener una piel saludable es necesaria no solo en verano, sino durante todo el año y unos simples pasos, te ayudarán a conseguirlo y así estará bien protegida por fuera pero, empezando desde el interior.

Airbiotic BlogPiel protegida en verano