alimentarse en verano

¿Cómo alimentarse en verano?

Airbiotic Blog Noticias 795 Views

Ya es verano, se va notando la subida de temperaturas y poco a poco, nos sentimos más pesados, las digestiones se vuelven más lentas,  aumenta la necesidad de descansar más horas y todo esto, en la mayoría de los casos, se debe a que no se adapta la dieta a la nueva temporada que acaba de empezar. De forma natural, el organismo envía mensajes de que ya no necesita comidas copiosas o con muchas calorías sino todo lo contrario, lo que más le beneficia en verano, es un tipo de alimentación que esté acorde con esta estación, basada principalmente en líquidos, frutas, verduras y comidas que sean ligeras y se digieran fácilmente.

En verano hay que hacer hincapié en alimentos que hidraten, refresquen pero, que sigan aportando los nutrientes que necesitamos. Preparar comidas con alimentos frescos, crudos, versiones más ligeras y aprovechar los beneficios de los productos de temporada, llenos de color y muy variados donde el color predominante es el naranja y el amarillo por aportar buenas dosis de betacaroteno, un principio activo que protege la piel de los radicales libres.

Por otro lado, es el momento ideal para depurar el organismo ya que este, de forma natural, requiere de menos cantidad de alimentos, hace un menor gasto de energía y gracias a la cantidad de frutas y verduras que se consume, prácticamente, se depura por sí solo sin grandes esfuerzos.

En verano consumir más:

  • Alimentos de temporada
  • Frutas y verduras variadas
  • Líquidos sin alcohol
  • Alimentos cocinados al vapor, crudos, a la plancha o salteados cortos
  • Incorporar cada día frutas y verduras de color naranja, amarillo y rojo

Ni apetece ni es necesario consumir preparaciones de cocción larga como pueden ser horneados o guisos. Los frutos secos tampoco son tan necesarios en verano, es mejor bajar su consumo si se tiene por costumbre comerlos diariamente. Aunque es época de helados, no es conveniente abusar de ellos, sobre todo los que se elaboran con nata, grasa o productos lácteos, es preferible elegir las versiones más saludables a base de zumos de fruta o agua y no es aconsejable consumir las bebidas demasiado frías. Cambiar los cereales integrales, panes integrales o con semillas por otras preparaciones similares pero más ligeras. En verano lo mejor es no sobrecargar el sistema digestivo. Aquellos alimentos que sean más nutritivos, con mayor cantidad de grasas, aunque estas sean de las buenas, es mejor reservarlos para el otoño y el invierno.

Una buena elección es incorporar hierbas aromáticas a las ensaladas:  Menta, Hierbabuena, Albahaca o Cilantro o usar otras opciones más saludables para preparar bebidas refrescantes como por ejemplo la Hierba Luisa o el Café Verde.  Consumidos de forma regular en verano, tienen propiedades digestivas, depurativas y refrescantes en el organismo. Cambiar las salsas y guisos por sopas frías, aportan gran cantidad de vitaminas y minerales pero también, son más digestivas. Las frutas pueden consumirse solas, preparar zumos, batidos, en ensaladas, en macedonia, añadirlas a una gelatina o preparar exquisitos sorbetes de frutas.

En verano:

  • Más hidratación
  • Comidas ligeras
  • Más frutas y verduras
  • Evitar comidas copiosas
  • Cocciones más ligeras y cortas
  • Cambiar el consumo de carne por pescado
  • Reemplazar los refrescos por  zumos naturales

Para poder disfrutar del verano, es necesario adaptarse a la nueva estación, escuchar los mensajes del cuerpo y ofrecerle lo que más le beneficia en cada momento. Es una época estupenda para investigar nuevas recetas, diferentes formas de cocción, nuevos sabores y probar alguna fruta exótica. Disponer de más tiempo libre en verano es el deseo de muchos pero, disfrutar de una forma saludable, es el deseo de todos.

Airbiotic Blog¿Cómo alimentarse en verano?