insolación

Golpe de calor o insolación. Primeros auxilios y ayudas naturales

Airbiotic Blog Noticias Comentarios 676 Views

Con la llegada del verano aumentan las temperaturas y también las ganas de pasar más tiempo al aire libre. Sin embargo, aunque el sol te aporta la vitamina D que necesitas, no es bueno que abuses de él porque en exceso puede ser perjudicial.

Uno de los problemas de salud más frecuentes y que puedes sufrir si pasas mucho tiempo bajo el sol sin protegerte adecuadamente es el temido golpe de calor o insolación.

Qué es un golpe de calor y una deshidratación por calor

Los tres factores que determinan la causa de ambas afecciones son:

  • Alta temperatura ambiental
  • Alta humedad
  • Aumento del esfuerzo físico

Las afecciones de salud relacionadas con el calor pueden comenzar como calambres por calor y proceder al agotamiento o deshidratación por calor y, finalmente, a un golpe de calor.

La deshidratación por calor se debe a una pérdida excesiva de líquidos y electrolitos en el organismo. Si no estás bien hidratado el mecanismo de sudoración que utiliza tu organismo para regular la temperatura empezará a tener un funcionamiento ineficaz, lo que conducirá a un aumento de la temperatura corporal.

A su vez, la falta de hidratación combinada con una sudoración excesiva hará que tengas escasez de electrolitos, que son los responsables de que tanto tus músculos como nervios funcionen correctamente. Si necesitas recuperar el nivel óptimo de minerales en tu organismo, siempre puedes recurrir a un buen complemento alimenticio multimineral.

El golpe de calor ocurre cuando el cuerpo no puede enfriarse por ineficacia de los mecanismos de regulación de la temperatura, lo que puede ser favorecido por la deshidratación, el excesivo calor externo o por alteraciones de los propios mecanismos regulatorios.

El resultado de esa pérdida de control es que la temperatura continúa aumentando. A medida que la temperatura alcanza los 40°C, las células dentro del cuerpo dejan de funcionar y comienzan a descomponerse. Este proceso puede provocar insuficiencia orgánica y daño cerebral e incluso la muerte.

Aunque todos podemos sufrir un golpe de calor en algún momento de nuestra vida los colectivos más sensibles son los niños, las personas mayores, las mujeres embarazadas y las personas que realizan tareas al aire libre.

Aunque este grupo de personas son las más propensas a sufrirlo, si estás expuesto al sol directo por un largo periodo de tiempo y además no te hidratas lo suficiente tú también te expones a sufrir un golpe de calor.

Síntomas de un golpe de calor

Afortunadamente la mayoría de los casos de golpes de calor o insolación son leves pero si persisten debido a que el mecanismo natural de sudor está fallando, suelen aparecer los siguientes síntomas, que son muy característicos.

  • Temperatura corporal alta.
  • Dolor de cabeza.
  • Pulso y respiración acelerados.
  • Ausencia de sudor.
  • Debilidad o adormecimiento.
  • Nauseas o vómitos.

Primeros auxilios ante un golpe de calor 

La insolación si se trata rápidamente no suele tener ningún tipo de efecto secundario o riesgo para la salud. Por eso es aconsejable que conozcas los pasos a seguir tanto si tú eres el que sufres un golpe de calor como si alguien cercano a ti lo está sufriendo ya que así podrás atenderle correctamente:

  • Es importante que la persona que sufre un golpe de calor sea atendida rápidamente. Puedes llamar a la asistencia sanitaria o acudir al hospital más cercano.
  • El siguiente paso es apartar a la persona, siempre que sea posible, del ambiente caluroso y de la exposición al sol y buscar un lugar con sombra lo más fresco posible.
  • Después hay que intentar que el paciente se hidrate. La mejor opción es que beba agua fresca a pequeños sorbos y evitar darle bebidas azucaradas ya que necesita recuperar los minerales que el organismo ha perdido y las bebidas azucaradas no le ayudarán. Es importante que el agua esté fresca, pero no demasiado fría ya que esto provocaría un cambio demasiado brusco de la temperatura corporal.
  • El objetivo es conseguir disminuir la temperatura corporal y se puede hacer también con una ducha, un baño de inmersión o aplicando en la zona de la nuca y de la frente paños humedecidos en agua fría.

Cómo evitar un golpe de calor 

Para no sufrir un golpe de calor lo mejor es evitar riesgos innecesarios, así que lo ideal es que sigas estos consejos con los que podrás disfrutar del verano sin complicaciones.

Beber, beber y beber

Es muy importante que repongas líquidos de tu cuerpo antes de que empieces a sentir sed, pero no se trata de beber todo tipo de líquidos.

Para mantenerte bien hidratada el agua es la mejor opción, pero también tienes otras igual de saludables como el agua con limón, infusiones frescas o bebidas naturales como el agua de coco.

Evita el alcohol y la cafeína

Tanto la cafeína como las bebidas alcohólicas restan minerales a tu organismo y ya has visto lo necesarios que son para que tus órganos funcionen correctamente.

Come más frutas y verduras

Tanto las frutas como las verduras contienen grandes cantidades de agua en su composición, esto te aporta un extra de hidratación y no solo eso, sino que también contienen muchos minerales.

Evita las comidas abundantes

En verano tu cuerpo necesita alimentos más ligeros, que sean fáciles de digerir y que no te resten energía.

Elige preparaciones ligeras, poco cocinadas y empieza tus comidas siempre con una buena ensalada. Apuesta por la fruta entre horas y evita los embutidos, las carnes, el queso y las harinas.

Elije ropa clara y de tejidos naturales

Tanto si estás en casa como si vas a salir al exterior elige ropa de colores claros y a ser posible confeccionada con telas naturales como el algodón o el lino.

Estos tejidos favorecen la sudoración natural y son más frescos con lo que forman una “barrera natural” entre la temperatura de tu cuerpo y la temperatura exterior.

insolación

No abuses de las bebidas frías

Aunque parezca contradictorio las bebidas muy frías o con mucho hielo solo tienen un efecto de “frescor” que dura muy poco tiempo.

Pueden llegar a enfriar muy rápido tu temperatura corporal haciendo que el contraste con la temperatura ambiente sea muy acusado. Esto puede provocar que tu organismo no consiga compensar la diferencia de temperatura y el mecanismo de sudor comience a fallar.

Ponte a cubierto

Evita estar mucho tiempo expuesta a los rayos de sol directos. Lleva contigo una gorra o un sombrero para proteger tu cabeza de los rayos solares. Busca un sitio de sombra y no te olvides de llevar contigo una botella de agua y beber de forma regular.

Refréscate

Además de beber agua puedes refrescar tus muñecas, tu cara y la nuca cuando sientas calor. También puedes llevar un spray con agua termal en tu bolso que te ayudará a mantener tu piel fresca e hidratada y por supuesto un abanico, el mejor amigo del verano.

Evita cambios bruscos de temperatura

Seguro que te ha pasado alguna vez que al salir del trabajo, de un centro comercial o de una tienda donde tenían puesto el aire acondicionado, el contraste con la temperatura exterior te ha causado una incómoda sensación corporal.

Habrá ocasiones en las que la temperatura a la que está puesto el aire acondicionado no dependa de ti pero si eres tú quien lo regula, elige siempre una temperatura que no esté por debajo de los 6 grados con respecto al exterior.

Tanto en tu casa como en tu coche no es necesario tener que pasar frío en verano. Tu cuerpo necesita aclimatarse de forma natural a la temperatura exterior sin tener que llegar a sufrir un golpe de calor.

Evita las horas más calurosas

Entre las 12.00h y las 16.00h es mejor que estés en casa o en algún sitio fresco. Deja las caminatas y el deporte para las primeras horas de la mañana o para el atardecer.

Tampoco es recomendable que a esas horas estés ni en la playa ni en la piscina ya que es cuando más aprieta el calor y las probabilidades de sufrir un golpe de calor son mayores.

El verano es la época perfecta para disfrutar del aire libre pero como en todo es mejor prevenir para evitar un molesto golpe de calor. Si sigues estos consejos podrás disfrutar de un buen verano y sin correr ningún riesgo para la salud.

Airbiotic BlogGolpe de calor o insolación. Primeros auxilios y ayudas naturales

AÑADA UN COMENTARIO