detox digital

Cómo hacer un detox tecnológico. Desconectar para conectar contigo

Airbiotic Blog Noticias Comentarios 341 Views

Parece que gracias a la tecnología nuestra vida ahora es más fácil sin embargo, nos pasamos el día a golpe de clics pero esos aparentemente inofensivos clics, pueden terminar por alterar el bienestar de tu cuerpo físico, mental y emocional. Si quieres recuperar tu bienestar y más tiempo para ti, apúntate al detox tecnológico.

Términos que hasta hace poco no existían ahora los escuchas en todas partes como por ejemplo nomofobia: miedo a salir de casa sin el móvil o phubbing: prestar más atención al móvil que a las personas.

Hemos pasado de usar la tecnología como un pasatiempo a creer que es algo indispensable y que sin ella, no sabremos qué hacer. Sin embargo, vivir sin tanta tecnología no solo es posible sino que es algo muy necesario y saludable y por eso cada día más personas, se apuntan a practicar el detox tecnológico.

La importancia de hacer un detox tecnológico 

Nada es bueno ni malo, todo depende del uso que se le dé. La adicción a la tecnología parece ser la nueva epidemia del siglo XXI y de la que ya hablan muchos expertos del sector de la salud.

Tanto es así que a los síntomas asociados por un mal uso o un uso excesivo de las tecnologías lo han bautizado como tecnopatologías. Se trata de una serie de alteraciones físicas y psicológicas que cada vez son más frecuentes en las consultas médicas.

Ya sea por trabajo o por ocio nos pasamos demasiadas horas al día delante de una pantalla de móvil o de ordenador y advierten de que esto, puede degradar la calidad de vida y ahora recomiendan la importancia de hacer un detox tecnológico.

Algunas dolencias por un mal uso de la tecnología

Sin duda las nuevas tecnologías nos facilitan algunas tareas pero un mal uso de ellas o usarlas en exceso, pueden generar algunas patologías físicas o psicológicas y esto es algo que vienen advirtiendo los psicólogos y especialmente los traumatólogos.

Estos son algunos de los síntomas y patologías más frecuentes que pueden aparecer en caso de abusar de las nuevas tecnologías o de hacer un mal uso de ellas:

Dolor cervical

Pasar demasiadas horas delante de una pantalla de ordenador o del móvil, acompañado de malas posturas día tras día, acaban provocando cambios en las vértebras del cuello y del tejido blando que las rodea.

Malas posturas, músculos tensos o malos movimientos es un problema muy frecuente entre los usuarios de ordenadores y tablets debido a que inclinan demasiado la cabeza hacia adelante cuando hacen uso de estos dispositivos.

Un sobreesfuerzo para la vista

En situaciones normales parpadeas una media de 17 veces por minuto sin embargo, delante de una pantalla solo lo haces 7 veces. ¿Curioso verdad?

La consecuencia de esto según las estadísticas es que el 75% de las personas que pasan demasiado tiempo delante de las pantallas de un ordenador o de otro dispositivo sufren de vista cansada, tienen dificultades para enfocar bien, sufren de ojo seco, desarrollan miopía, picor en los ojos e hipersensibilidad a la luz. ¡Tus ojos piden un detox tecnológico!

Degeneración de la retina

La tecnología que lleva incorporada las pantallas de los móviles, de las tablets, de los ordenadores e incluso en los nuevos televisores, emiten un exceso de luz azul y esta, con el paso del tiempo y un mal uso, puede llegar a dañar la retina y desencadenar una degeneración macular.

A corto plazo esta emisión continua de luz azul puede producir un sobreesfuerzo en el cristalino del ojo que necesita centrarse mucho más para poder enfocar las imágenes provocando así fatiga visual y vista borrosa.

Problemas auditivos

Si observas a la gente que va por calle, el 70% lleva los auriculares puestos y la mayoría hace uso de los llamados auriculares de botón.

Estos se introducen en el interior del conducto auditivo externo y los decibelios, que en ocasiones pueden alcanzar un rango muy alto, terminan por afectar al tímpano y a la capacidad auditiva.

Artrosis dactilar

Se trata de un trastorno que antiguamente lo sufrían las costureras y ahora afecta a muchas personas debido a la mala posición que adoptan las manos para usar las nuevas tecnologías.

Desde coger el móvil, teclear con los pulgares, el uso del ratón y los mandos de los videojuegos están provocando inflamación en las articulaciones.

Estas malas posturas no solo pueden afectar a las articulaciones de la mano sino que también afectan a las del codo y los hombros.

Ansiedad y estrés

Estar constantemente conectado a las redes sociales, al correo electrónico, al trabajo, a los mensajes que te llegan y casi todo al mismo tiempo, termina por afectar tu concentración y tu sistema nervioso.

Ante esta situación no es de extrañar que te sientas agobiado, estresado y sobrecargado y recuerda que el estrés, puede aumentar tu presión arterial y con el tiempo, tus defensas y tu sistema inmunológico, puede decaer.

Insomnio tecnológico

Parece que se ha vuelto algo habitual llevar el móvil a la cama y dejarlo en la mesilla de noche por si acaso. La Sociedad Española del Sueño advierte que España es uno de los países que más somníferos consume.

Lo que se conoce como insomnio tecnológico está causado por el efecto que tiene la luz azul de las pantallas que altera la secreción de melatonina, una hormona imprescindible que libera el organismo llegada la noche e induce a descansar y a dormir.

Ten en cuenta que si no descansas bien, con el tiempo esto puede provocar que algunas habilidades intelectuales como la concentración y la memoria se vean afectadas igual que tu sistema inmune que puede volverse más débil.

detox digital

Cómo hacer un detox tecnológico 

No esperes a que lleguen las vacaciones, ni Semana Santa ni a tener unos días libres. Cuanto antes empieces a poner en práctica el detox tecnológico, antes empezarás a recuperar tu salud y tu bienestar.

Según un estudio realizado por la consultora Connected Life, los españoles pasamos una media de 4 horas al día con el móvil, 3 horas delante de un ordenador y 3.50 horas viendo la televisión y eso, diariamente. ¡Es excesivo!

Por eso, al igual que te preocupas de cuidar tu cuerpo y depurarlo, practicar un detox tecnológico ya es en sí una práctica muy depurativa, tanto para tu cuerpo físico, como mental y emocional.

Estas son algunas de las pautas que puedes empezar a poner en práctica para hacer un detox tecnológico:

Elige un día

Elige un día de la semana y si son dos, mucho mejor. El fin de semana es buen momento para empezar con el detox tecnológico.

No recurras a la tecnología sin un motivo realmente necesario. No eches mano del teléfono ni de la tablet por aburrimiento, para evadirte o por costumbre. Déjalos guardados, fuera de tu campo de visión y quítales el sonido.

Desactívalos

Puedes desactivar las notificaciones de tus dispositivos. Verás que no es cuestión de vida o muerte estar mirando constantemente cada notificación. Dedica una hora a revisarlas y el resto a disfrutar y a relajarte.

Haz limpieza

Verifica esa cantidad de apps que tienes instaladas y que no usas, revisa a cuántas newsletter estás suscrito y realmente no te interesan, corrobora cuántas notificaciones tienes activadas y no te resultan de utilidad y todo ello, a la papelera.

Deja el móvil en casa

Seguro que estarás pensando que esta opción será la más difícil de poner en práctica pero verás que no es así. Durante el fin de semana deja el móvil en casa cuando salgas a caminar, a correr, a hacer deporte o a hacer la compra.

Verás que no le echarás de menos, que solo han pasado un par de horas y que no se te ha caído el mundo encima. ¡Un par de horas de detox tecnológico pueden hacer maravillas!

Recupera el despertador

Si eres de los que se llevan el móvil a la cama con la excusa de usarlo como despertador pero luego te lías y no lo sueltas, es hora de que vuelvas a poner el despertador en su sitio.

De esta forma evitarás tentaciones y el móvil no será lo primero que veas por las mañanas ni lo último por las noches.

Mantén la calma

Es normal que cuando empiezas con un detox tecnológico tengas la tentación de mirar el móvil a cada rato y esto, puede generarte estrés pero al poco tiempo de ponerlo en práctica, verás que el estrés desaparece.

Empezarás a recuperar tu bienestar, tendrás más tiempo para disfrutar de aquellas cosas que te ayudan a subir el ánimo y a sentirte mejor.

No solo eso sino que tus niveles de atención mejorarán, tendrás mejor calidad de sueño, tus relaciones personales serán más enriquecedoras y descubrirás que para conectar contigo, es necesario desconectar de la tecnología o del mal uso que se hace de ella.

Cuanto antes empieces a practicar el detox tecnológico, antes recuperarás el control sobre tu vida. Tu cuerpo, tu mente y tus emociones, te lo agradecerán.

Airbiotic BlogCómo hacer un detox tecnológico. Desconectar para conectar contigo

AÑADA UN COMENTARIO