DHA AB 250 mg – 30 cápsulas

SKU: 7507A-30 Categoría:

25,95  IVA Incluido

El ácido docosahexaenoico (DHA) es un ácido graso Omega 3 presente en algas y pescados azules. El organismo es capaz de sintetizarlo a partir del omega 3 ácido alfa-linolénico (ALA) aunque, debido a que la eficiencia de conversión es muy baja, en muchos casos, debería aportarse directamente de forma regular a través de la dieta.

El ácido docosahexaenoico (DHA) es un ácido graso Omega 3 presente en algas y pescados azules. El organismo es capaz de sintetizarlo a partir del omega 3 ácido alfa-linolénico (ALA) aunque, debido a que la eficiencia de conversión es muy baja, en muchos casos, debería aportarse directamente de forma regular a través de la dieta.

El DHA es el principal lípido estructural en cerebro y sistema nervioso central, donde se combina enzimáticamente con los fosfolípidos GPC (Glicerofosfocolina) y PS (Fosfatidil Serina) para formar fosfolípidos de membrana. El Ácido Docosahexaenoico contribuye a mantener el funcionamiento normal del cerebro*.

DHA AB 250 mg de Airbiotic® aporta 250 mg de ácido docosahexaenoico por cápsula, junto con vitamina E natural, para preservar la frescura del aceite. El DHA procede de pescado y se trata de un aceite altamente purificado para eliminar tanto contaminantes como olor y sabor a pescado.

  • 250 mg de DHA de máxima calidad por cápsula.
  • Con vitamina E natural.
  • El DHA contribuye a mantener el funcionamiento normal del cerebro*.
  • La vitamina C contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario.

    El efecto beneficioso se obtiene con una ingesta diaria de 250 mg de Ácido Docosahexaenoico

Tipo:

Cápsula de gelatina blanda.

Cantidad:

30 cápsulas.

Cantidad Neta:

21 gramos.

Composición:

Cada cápsula aporta:

  • Aceite de Pescado 500 mg
  • Aportando:
  • Ácido Docosahexaenoico (DHA) 250 mg
  • Viamina E (d-alfa tocoferol) 3,35 mg

Encapsulado con:

Agente de Recubrimiento (Gelatina, Glicerina), Vitamina E (d-alfa Tocoferol), Mezcla Antioxidante (α-tocoferol,ß-tocoferol, γ-tocoferol, δ-tocoferol, palmitato de ascorbilo y galato de propilo).

Tiempo de desintegración:

Menos de 30 minutos.

Modo de empleo:

De 1 a 4 cápsulas al día con una comida.

No exceder la dosis diaria recomendada. Los complementos alimenticios no deben utilizarse como sustituto de una dieta variada y equilibrada ni de un estilo de vida saludable.

Nota de alérgenos:

DHA procedente del Pescado.

Precauciones:

Ninguna.

Instrucciones de almacenamiento:

Almacenar en un lugar fresco, seco y protegido de la luz.

Categoría legal:

Complemento alimenticio.

Licencia de Creative Commons

Los contenidos de este sitio web, cuyo autor es Airbiotic® AB, están bajo la protección licencia de Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional de Creative Commons.

¿Qué es el DHA?

El DHA o ácido docosahexanoico es un tipo de omega 3, que cuenta con 22 átomos de carbono y 6 dobles enlaces. De ahí su nombre (docosa=22 átomos de carbono, hexa=6 dobles enlaces).
Esta grasa tiene consideración de “esencial” puesto que el ser humano no puede sintetizarla, por lo que necesita incorporarla necesariamente a través de la alimentación.
El omega 3 en forma de DHA, se encuentra principalmente en alimentos de origen animal siendo especialmente ricos en estas grasas los pescados azules como el salmón, la sardina o el atún.

¿Para qué sirve el ácido DHA?

Los ácidos grasos omega 3 DHA son biológicamente importantes en la estructura y función de la membrana fosfolipídica, así como en la señalización celular y el metabolismo de los lípidos.

Son muchos los estudios que se han realizado en los últimos 25 años sobre las propiedades farmacológicas, fisiológicas y sobre la aplicación terapéutica de los omega 3 en diferentes situaciones clínicas.

Resumiremos los hallazgos más relevantes y consolidados:

  1. Protección cardiovascular gracias al DHA

  2. Numerosos estudios han demostrado que el consumo o la suplementación de omega 3 ó DHA, permite reducir la tasa de triglicéridos, de colesterol total y de LDL.
    Asimismo se ha constatado que posee un efecto anticoagulante al inhibir la agregación plaquetaria, reduciendo así el riesgo cardiovascular.

  3. Modulación de la inflamación y los procesos alérgicos

  4. El ácido DHA es un precursor de las prostaglandinas tipo 3, que son moduladores naturales de los fenómenos inflamatorios y alérgicos.
    Reduce a su vez la síntesis de otras citoquinas de la respuesta inflamatoria, como son las prostaglandinas tipo 2 y leucotrienos, mediante un fenómeno de competición enzimática.

    En un estudio llevado a cabo a finales de la década de los 80 se demuestra que la suplementación de omega 3 en pacientes con artritis reumatoide mejora los síntomas de dolor y de inflamación tras un tiempo de suplementación.

    Incluso algunos pacientes habían dejado de necesitar antiinflamatorios farmacológicos por la mejora de sus síntomas.
    Otro estudio más reciente llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Granada, afirma que la suplementación con omega 3 DHA ha mostrado efectos significativos y esperanzadores en patologías tales como la psoriasis y la colitis ulcerosa (ambas enfermedades autoinmunes e inflamatorias).

  5. Equilibrio y desarrollo del sistema nervioso

  6. Los ácidos grasos omega 3 son los principales constituyentes de los fosfolípidos cerebrales, en especial el DHA.
    El feto y el recién nacido no pueden sintetizar el ácido DHA a partir de otros precursores, y este es primordial para el correcto desarrollo del cerebro y de la retina.
    De ahí la importancia del consumo de fórmulas infantiles enriquecidas y de que la madre lactante se encuentre suplementada con DHA.

    Varios estudios han mostrado la relación de la ingesta de omega 3 con la depresión. Un estudio finlandés revela una correlación inversa entre el consumo de pescados grasos ricos en omega 3 y la frecuencia de las depresiones.

    Así se han realizado intervenciones de suplementación con omega 3 en pacientes depresivos de distintas edades, obteniendo un beneficio significativo frente al placebo.
    También hay evidencias de que la suplementación con DHA y EPA aporta un beneficio clínico a los pacientes con un deterioro cognitivo leve.

  7. Actividad antitumoral y preventiva

  8. Este es un campo de investigación relativamente reciente. Sin embargo, son muchos los hallazgos que se están haciendo en este sentido.
    Se ha encontrado que los omega 3 ejercen un papel preventivo en el cáncer colorrectal.
    También se ha evidenciado en estudios prospectivos la relación inversa entre el riesgo de cáncer de mama y la ingesta de pescados grasos ricos en omega 3.
    Es decir, a mayor ingesta de pescados grasos menor riesgo de padecer cáncer de mama.
    Mejora la efectividad y la tolerancia a ciertos quimioterapéuticos utilizados en el cáncer.

    Los mecanismos moleculares a través de los cuales ejerce estos efectos están siendo dilucidados aún, pero se sabe que en gran medida se debe a las propiedades antiinflamatorias y antioxidantes de los omega 3.

Conclusión

A tenor de los datos y las evidencias científicas, se hace necesaria una ingesta adecuada de ácido DHA o, en general, de omega 3, mediante la alimentación y la suplementación nutricional.
Esto se hace importante como forma de poder incidir en aquellas condiciones clínicas en las que ha mostrado eficacia, así como beneficiarse del efecto preventivo que el omega 3 posee frente a diversas patologías.
Por tanto, se hace más que recomendable comprar DHA como suplemento alimenticio.

Bibliografía

1- Fish consumption and depressive symptoms in the general population in Finland. Tanskanen A. et al. Psychiatry serv. 2001 Apr.
2- Omega-3 fatty acids in depression: a review of three studies. Osher Y, Belmaker RH. CNS Neurosci Ther. 2009
3- Omega-3 polyunsaturated fatty acids for the treatment and prevention of colorectal cancer. AJ Cockbain, MA Hull, GJ Toodgood. British Medical Journal.
4- Effects of n-3 fatty acids, EPA v. DHA, on depressive symptoms, quality of life, memory and executive function in older adults with mild cognitive impairment: a 6-month randomised controlled trial. Sinn N, Milte CM, Street SJ, Buckley JD, Coates AM, Petkov J, Howe PR. British Journal Nutrition. 2012 Jun.
5- Intake of fish and marine n-3 polyunsaturated fatty acids and risk of breast cancer: meta-analysis of data from 21 independent prospective cohort studies. Zhen JS et al. British Medical Journal. 2013 Jun.